DURAZNOS

Tiene una piel suave y rizada que puede ser cualquier mezcla de rojo y amarillo. La carne también puede ser blanca, amarilla o roja.

 

Cada durazno tiene una semilla en el centro de la carne; el durazno es una fruta riquísima, no solo para comer al natural sino también en dulces, compotas, en almíbar y en infinidad de tortas y postres.

El durazno tiene su origen en la antigua China, donde era considerado como símbolo de larga vida e inmortalidad, aunque fue debido a los persas que a través de las rutas comerciales de las montañas fueron difundidos.